miércoles, enero 11, 2012

UNA TEMPORADA PARA SILBAR

IVAN DOIG

Probablemente, si tuviera que hacer un listado de libros que me han dejado, de una forma u otra, huella, muchos de ellos tendrían como protagonistas, o estarían redactados por un niño. Y en este ocurre eso. La atenta mirada de Paul nos traslada a un pueblo de la Montana de inicios de siglo, con sus fríos y calores, su vida de campo, su escueta población y su escuela rural.

Allí, un curso académico es suficiente para, con pluma ágil, dulce y transparente, presentarnos a una caterva de prsonajes deliciosos, con su pasado presente y futuro. Unos personajes adaptables al medio, consecuentes con la situación que se les presenta y casi ajenos a cuanto les rodea más allá de unos kilómetros a la redonda.

Unos personajes que verán alteradas sus vidas por acontecimientos extraordinarios, que marcarán su desarrollo como personas, familia, pueblo. Y que modificará su modo de entender la vida.

Nada es gratuito, nada sobra. Y nada falta. Después de leer a Doig no extraña que se le presente como ‘alumno aventajado’ de Wallace Stegner. Se lo merece.

3 Comments:

At 2:16 p. m., Anonymous Anónimo said...

Precisamente me hablaron de este libre estas Navidades. Ahora que lo veo también en este blog, lo apunto¡¡¡

 
At 1:37 p. m., Blogger teresa said...

Si es un alumno aventajado de Wallace Stegner, a la fuerza tiene que merecer leerlo.
Me lo apunto
Un saludo
Teresa

 
At 8:36 a. m., Anonymous Anónimo said...

El viernes me acabé este libro, simplemente me ha encantado. Es de una lectura fácil y rápida. La verdad, me sorprendió un poco el final...

 

Publicar un comentario

<< Home