domingo, febrero 03, 2008

LUCIA, LUCIA

ADRIANA TRIGIANI

Las decisiones radicales son propias de la adolescencia. ¿Quién no ha roto varias veces con su pasado, con su mundo y consigo mismo antes de los 20 años? Cuando el camino recorrido es todavía escaso, cambiar de rumbo, aun contra el parecer de los padres y la fuerza de las rutinas, responde al instinto vital y no resulta excesivamente problemático. Lucia, Lucia —escrito en la lengua de Dante, sin acentos—, nos muestra un caso particular de este rebelarse histórico: el de la hija pequeña de una familia de inmigrantes italianos que viven en el Greenwich Village neoyorquino.

La estructura del edificio familiar de los Sartori comienza a resquebrajarse cuando Lucia decide abandonar a su prometido durante la cena de compromiso. Lucia desea conservar el trabajo —que le otorga independencia—, y no está dispuesta a entrar en calidad de sumisa ama de casa en los dominios de su suegra, una mujer inadaptada a las nuevas mentalidades. Comienza entonces para ella un periodo de enfrentamientos: contra los padres, contra los hermanos, contra la sociedad entera. Nadie la entiende, es más, todos parecen manifiestar hacia su persona cierta animadversión. La boda de los hermanos y el nacimiento de los primeros sobrinos, la repentina muerte del padre, la enfermedad de la madre, y otros acontecimientos que no desvelo, servirán a Lucia para madurar y para reordenar con nuevas pautas sus preferencias vitales.

La juventud de Lucia transcurre durante la decada de los 50. Son años en los que trabaja como diseñadora de moda en unos grandes almacenes. Acompañan a Lucia en la vida cotidiana el novio, un joven dispuesto a rendirse a sus pies pero incapaz de contrariar a su madre; el jefe de departamento y las compañeras de trabajo, que tienen en mucho su quehacer laboral; y una alegre familia, en la que el carácter protector de la madre es fiel reflejo del marcado espíritu de clan que les agrupa. Es una época en la que la sociedad modifica el estilo de vestir y, en consecuencia, el modo de comprar ropa: del sastre personal y exquisito se pasa al industrial pret-a-porter.

Lucia cuenta su historia, al cabo de muchos años, a una joven vecina que ha detectado en ella un misterio por desvelar. Lucia satisfará su curiosidad, y la nuestra, con esta encantadora narración.

1 Comments:

At 8:57 a. m., Anonymous Anónimo said...

¡¡Cómo me alegro que haya "revivido" este blog y además con una novela que conozco¡¡
Leí hace bastante tiempo esta novela, que más tarde regalé. Muy amena y rápida de leer, y con más "miga" de la que puede parecer en un primer momento. Sin duda la recomiendo.
Un saludo, acs

 

Publicar un comentario

<< Home