viernes, mayo 04, 2007

PORQUE ÉRAMOS JÓVENES

JOSEFINA ALDECOA

(La Robla, León, 1926). Formó parte del grupo literario de la revista Espadaña. Se doctoró en Filosofía y Letras por la Universidad de Madrid. En 1952 se casó con el escritor Ignacio Aldecoa.

Otras obras de la autora: Historia de una maestra (Anagrama); Mujeres de negro (Anagrama); La fuerza del destino (Anagrama); Los niños de la guerra (Anaya); Confesiones de una abuela (Temas de Hoy); La enredadera (Quinteto); En la distancia (Suma de letras); Fiebre (Anagrama).

Porque éramos jóvenes es una lograda disección de un personaje, David, a través de las cartas de un amor juvenil: Annick, los recuerdos de su mujer y su mejor amigo: Genoveva y Julián, y pequeños detalles de infancia y juventud con sus padres. La autora consigue esa tensión que maneja y domina nuestro sentido de la curiosidad al ir dándonos a conocer con pequeñas dosis a un hombre que nunca acabará de sernos familiar.

La estructura de la novela es singular. Tres partes diferenciadas cronológicamente, varios capítulos en cada parte, y tres secciones en cada capítulo que se corresponden a las tres visiones que la autora nos ofrece. Esta estructuración aporta agilidad, como si se tratara del movimiento circular de una cámara de cine sobre un actor, cámara que, ademas del movimiento de rotación, se atreve a subir y bajar, hacer loopins y situarse inversamente al personaje.

Consideraciones acerca de la independencia, la soledad, la maternidad, el amor perfecto, la realización personal, completan un cuadro quizá excesivamente cerrado en el yo. Sin aperturas trascendentes, siempre con dobles juegos y lugares interiores escondidos, con muros que se levantan y con incapacidades de superación.

3 Comments:

At 4:25 p. m., Blogger porquenoleer said...

Aunque sea en los comentarios, pido perdón por retrasarme en el último post, y por no haber comentado nada en los anteriores.
Solucionado lo primero, con esta maravillosa novela de Aldecoa, vamos a lo segundo.
"La hermana" de Sándor Márai no lo he leído, pero sé que un ejemplar del libro está haciendo el viaje a Roma. Por tanto, esta laguna la llenamos de agua antes del verano.
De Sándor Márai me gustaría escribir un artículo largo que comente todas sus obras, quizá a partir de las que son autobiográficas.
Por cierto, que de Márai ya hablamos en éste blog: viernes, 27 octubre de 2006. A los comentarios me remito, de acs y de arc.
Por último decir que vale la pena "Un abril encantado", aunque sea en librería de viejo.

 
At 5:03 p. m., Anonymous Anónimo said...

De Sandor Marai, efectivamente, ya se habló en su momento, aunque no deja de fascinarnos. Apunto "La hermana".

En cuanto a "Un Abril encantado", esperando la recepción desde la librería de viejo. Estoy impaciente por recibirlo, ya os daré mi impresión.

Saludos, acs

 
At 6:24 p. m., Anonymous Lunática said...

Agggg, qué maravilla, qué nivel de escritura, de dominio de la psicología, de fuerza para expresar lo que parece que a veces no tiene palabras: la enfermedad y todo el mundo interno del enfermo.

Qué genial es Sandor! Descanse en paz!
Recomiendo vivamente La hermana, me ha parecido mejor escrito que El último encuentro (parece imposible!).

Ah, y a ver si acs se lee pronto el libro que hemos conseguido en librería de viejo. Estoy detrás de ella para leerlo. Le pido la vez.

Ha leído alguien El candelabro enterrado de Stefan Zweig?? Lo tengo a punto de empezar!

Saludicos,

Lunática

 

Publicar un comentario

<< Home