viernes, junio 22, 2007

UN HOMBRE BUENO ES DIFÍCIL DE ENCONTRAR

FLANNERY O'CONNOR

Nació en Savannah, Georgia, USA, el 25 de marzo de 1925. Hija única de una acomodada familia sureña de ascendencia iralndesa. Siguió estudios universitarios en el Georgia State College for Women, donde se licenció en 1945. Falleció el 3 de agosto de 1964.

OTRAS OBRAS: Sangre sabia (Lumen); Las dulzuras del hogar (Lumen); Los profetas (Lumen); El negro artificial (Encuentro).

Diez narraciones diez. Que impresionan y amargan, radicales, duras, de las que no se sabe el por qué se cuentan. Y es que Flannery describe "como nadie el primitivismo religioso del Sur bíblico y protestante"; y este es seco, irracional, despectivo, soberbio. Los relatos nos muestran la vida sin Dios, con normas y preceptos humano-monetarios, sin amor, sin referencias, vacío.

Cierto es que O'Connor pasó los últimos años de su vida aquejada "de una grave enfermedad en la sangre, que le afectó los huesos de las piernas y la obligó a andar con muletas (...) dedicada a la creación literaria y a la cría de pavos reales". Y quizá transmite parte de su angustia o de lo que está viendo (el pavo real aparece en uno de los relatos). Pero más parece que intente, a través de esa radicalización del espíritu protestante, mostrarnos las realidades limpias del catolicismo, su visión sobrenatural sobre la que se apoya su entera existencia.

Puestos a recomendar, lo haría con "La persona desplazada", el último de los diez relatos y el más largo. Es en este donde probablemente convergen todas las ideas mostradas en los nueve anteriores, desde la muerte hasta el pavo real; desde el tormento y la tragedia hasta Polonia; desde la naturaleza moral de los hombres hasta sus costumbres y formas de vida.

3 Comments:

At 5:55 p. m., Anonymous Ads said...

¡Grande! Vuelvo al blog y me encuentro este detallazo. No lo dudéis. Éste es el mejor libro para introducirse en algo parecido al "realismo sucio" yanki, en la línea de Carver o Canin... pero mejor. Mejor porque en ese dejarte las tripas revueltas, O'Connor te enseña más sobre qué es la ética que nadie; mejor porque lo hace sin moralina; mejor porque no tiene que recurrir a explicitar la degradación. Insinua. Tanto que la primera vez que terminas uno de sus cuentos, te preguntas a dónde has llegado, te obliga a reflexionar. Y eso es mucho. O todo.
Pero discrepo de mi buen blogger; prefiero y recomiendo "Un hombre bueno es difícil de encontrar"; para releer cíclicamente.

 
At 4:55 p. m., Anonymous Lunática said...

Gracias al bloggero por esta nueva entrada.
La O'Connor no es escritora de mi gusto justamente porque ese dejarte las tripas revueltas que dice ads!!
Para el verano ¿no podrías bloggero recomendar algo más ligero y que nos arregle las tripas que se nos desarreglan por otras causas? ¿Dónde están esos libros que te dejan buen cuerpo? ¡Hala, se bueno que estamos en junio y un poquillo machacaíllas!!

Lunática

 
At 11:32 a. m., Blogger porquenoleer said...

Intentaré este fin de semana hacer una pequeña recopilación de lo que se propone para el verano.

Un saludo

 

Publicar un comentario

<< Home